Ken Follett: “Estudiar el siglo XX me devolvió la fe en la política”

De visita en Argentina, el prestigioso escritor galés habló con Infobae sobre las conclusiones que le dejó su obra, se definió como un apasionado anticomunista y dijo que, de no haber sido por el Watergate, Nixon habría sido recordado como uno de los grandes presidentes norteamericanos

 

“Esta es la historia de mis abuelos y de los tuyos, de nuestros padres y nuestras propias vidas. De alguna forma es la historia de todos nosotros”. Con esas palabras, Ken Follett describe su trilogía The Century, que cubre de manera extensiva el desarrollo del siglo XX y es éxito de ventas a nivel mundial.

Desde los acontecimientos que desencadenaron el estallido de la primera guerra mundial hasta la caída del muro de Berlín, Follett embarca al lector en una travesía por los principales acontecimientos que marcaron el rumbo de la historia a través de los ojos de los integrantes de cinco familias ficticias pero colocadas en escenarios reales.

En la entrevista que concedió a Infobae, Follett explica por qué cambió totalmente su imagen sobre Richard Nixon, y en cambió confirmó y profundizó la que tenía sobre el régimen soviético. Se mostró optimista acerca del futuro de América Latina y explicó cuál es la clave para atrapar a un lector a lo largo de 1000 páginas.

¿Qué lo llevó a embarcarse en un proyecto de tanta magnitud?

—Había estado escribiendo sobre la Edad Media y me pregunté qué período histórico es tan dramático e interesante como aquel. Pensé en el siglo XX, que tuvo dos guerras terribles y luego la Guerra Fría que, si se hubiera vuelto caliente, podría haber destruido al planeta. Luego está el hecho de que es nuestra historia, la mía y la tuya. Es acerca de lo que nosotros hicimos y lo que hicieron nuestros abuelos, ya que la mayoría de mis lectores nacieron en el siglo XX.

“EN EL SIGLO XX TUVIMOS MUCHAS BATALLAS; Y LOS BUENOS GANARON CADA UNA DE ELLAS”

¿A qué conclusiones llegó al terminarlo?

—Lo que más me llamó la atención, ahora que pasé todo este tiempo estudiando y escribiendo acerca del siglo XX, es el hecho de que los buenos hayan ganado. La gente luchó para conseguir distintas libertades a lo largo de todo el siglo: las mujeres, con sus demandas por el derecho al voto, la población afro-americana demandando derechos civiles, la comunidad gay batalló para conseguir igualdad de derechos, la batalla contra los nazis, contra los comunistas, tuvimos todas estas batallas. Y los buenos ganaron cada una de ellas.

¿Cree que la gente lo siente así?

—Somos bastante escépticos con la política en la actualidad, especialmente las generaciones más jóvenes, quienes dicen que no se puede conseguir nada, que los políticos son todos iguales. Sin embargo, si miramos sólo un poco en retrospectiva, podemos ver que se puede ganar. Las mujeres lograron el derecho al voto, la población afro-americana consiguió los derechos civiles. Sé que estas son cosas que todavía no están terminadas, pero son victorias, y haber estudiado el siglo XX me ha devuelto la fe en la política como una manera de hacer del mundo un lugar mejor.

¿Eso significa que la había perdido?

—Mi esposa Bárbara fue miembro del Parlamento Británico durante las presidencias de Tony Blair y Gordon Brown. Siempre estuve muy cerca de las decisiones políticas y eso me hizo entender cuán difícil puede ser cambiar las cosas. Siempre hay frustraciones cuando se intenta mejorar las cosas, por lo que no estaba desilusionado precisamente, sino que me enfocaba en las dificultades que había que afrontar. Al estudiar el pasado me di cuenta que siempre existen dificultades, pero pueden ser superadas.

¿Cree que la elección de Jeremy Corbyn como líder del Partido Laborista Británico puede abrir una nueva era al Reino Unido?

—Soy miembro del Partido Laborista, pero no voté por Corbyn. Hay que preguntarse si puede conducir al partido a la victoria en las elecciones, que es lo que los líderes deben hacer. El Partido Laborista no es un movimiento de protesta, quiere ser gobierno y la pregunta que está en cabeza de todos es si él puede ganar elecciones. Si puede, será grandioso, pero no lo sabemos todavía.

“LO QUE PASÓ EN LA UNIÓN SOVIÉTICA FUE MUCHO PEOR DE LO QUE DECÍA LA PROPAGANDA ANTICOMUNISTA”

¿Qué cree usted?

—Tengo mis dudas, pero debemos esperar a ver qué pasa y no prejuzgarlo. Como intuiste correctamente, no estoy seguro de que pueda, pero habrá que ver.

Volvamos a sus libros. ¿Tenía usted una opinión sobre algún político, una administración o un movimiento que haya cambiado luego de esta meticulosa investigación del siglo XX?

—Siempre fui anti comunista, pero me volví mucho más anticomunista luego de escribir la trilogía. Nosotros no sabíamos cómo era la vida en la Unión Soviética en los ’60. Había mucha propaganda de derechas en contra de la Unión Soviética pero no confiábamos en ella porque venía de sectores conservadores. Sin embargo, lo que pasó allá fue mucho peor de lo que los conservadores decían. Stalin mató millones de personas, pero incluso luego, había una terrible crueldad y falta de libertad. Fue una tiranía. Eso cambió, me volví un apasionado anticomunista.

“NIXON FUE A CHINA, LO QUE CAMBIÓ POR COMPLETO EL BALANCE DE LA POLÍTICA MUNDIAL EN SU MOMENTO”

¿Qué fue lo que más lo sorprendió de este período?

—Cambié mi opinión acerca de Richard Nixon. Todos lo odiábamos cuando era joven, pensábamos que era terrible. Uno de mis asesores para El umbral de la eternidad (el libro que concluye la trilogía) fue un hombre que trabajó en la Casa Blanca para Nixon. Él cambió la visión que tenía sobre él. Me dijo mira: Nixon terminó con la segregación en las escuelas norteamericanas, John Kennedy y Lyndon Johnson pasaron la legislación, pero lo que importaba era aplicarla y Nixon fue quien lo hizo. Él trajo a las tropas de vuelta de Vietnam y creó la Agencia de Medio Ambiente, que todavía es líder en los Estados Unidos en lo que respecta a temas relacionados con espacios verdes. Esos tres aspectos están muy cerca de los corazones de los liberales como yo. Y, más importante, Nixon fue a China, lo que cambió por completo el balance de la política mundial en su momento. Esos son grandes logros. Obviamente pensamos en él como un canalla, porque lo era, pero lo recordaríamos como uno de los grandes presidentes si no hubiera sido por el escándalo de Watergate.

Usted describe una imagen muy cruda del comunismo, de la vida diaria bajo el régimen soviético, pero también dice que el sistema cayó por sí sólo, que Occidente no tuvo ningún tipo de influencia para que esto pase. ¿Cree que el comunismo soviético cayó porque el sistema no es viable o debido a su tiranía e ineficiencia?

—Creo que no es viable y la razón es que el partido controla el gobierno, la prensa, el poder judicial y la policía. Es muy difícil que alguien diga “estamos haciendo esto mal”, cuando el partido controla todo, hasta cuando se trata de temas que no son políticos, como puede ser qué tipo de cultivo plantar. Se vuelve político, porque el partido toma la decisión, y cualquiera que diga que ésta es equivocada se convierte en alguien desleal. No es sólo un error señalar equivocaciones, es un pecado. Entonces, cualquier sistema en el cual un partido político controla todo está destinado a fallar. Eso no era obvio en 1917, pero se volvió claro luego de 70 años de comunismo. Para tener un buen gobierno, uno debe escuchar a las personas que dicen “espera un minuto, esa no es la mejor manera de hacer las cosas”, y alentar este tipo de comportamientos. Todos los sistemas tiránicos te arrestan por disentir con el gobierno, y eso lleva a que el gobierno cometa errores terribles que luego no corrige.

“TIRANÍA ES TIRANÍA, NO IMPORTA SI ES DE DERECHA O IZQUIERDA”

¿Cuál piensa que fue el rol de América Latina en el siglo XX, especialmente durante la guerra fría? ¿Fue un satélite de las potencias occidentales o tuvo un rol separado?

—Lo que más me fascina de América Latina es lo que va a pasar ahora. La mayoría de estos países estuvieron bajo el yugo de regímenes tiránicos durante la mayor parte del siglo XX y emergieron hace un tiempo medianamente reciente. Recién estuvimos hablando del comunismo como tiranía, pero tiranía es tiranía, no importa si es de derecha o izquierda, y sofoca a la gente. Ahora vemos a todos estos países florecer. Es una primavera para América Latina y es muy interesante. Está todo en el futuro, estoy impaciente por ver cómo resultan las cosas.

En sus libros, usted ubica a cinco familias ficticias en los cinco escenarios mundiales más emblemáticos del momento. Si tuviera que escribir un libro que comience en la actualidad, ¿dónde ubicaría a estas familias?

—Ciertamente una debería ser una familia árabe en Medio Oriente porque una gran parte de la tensión mundial viene de allí actualmente. Si escribiera un libro sobre el siglo XXI debería mostrar los sentimientos de una joven mujer u hombre en esa parte del mundo, sus sentimientos acerca de lo que pasa a su alrededor y lo que necesitan para tener una vida mejor para ellos y sus hijos. Durante el siglo XX, Berlín fue el epicentro de las tensiones mundiales, ahora las tensiones parecen venir de Medio Oriente, por lo que ese sería el eje alrededor del cual todo giraría. Sin embargo, no puedo escribir sobre ello porque no sé el final de la historia.

Sus libros tienen más de 1000 páginas. ¿Cuál es el factor clave para mantener al lector atrapado durante tanto tiempo?

—La clave es hacer que comparta los miedos y esperanzas de los personajes. Esto es raro porque el lector sabe que los personajes son ficticios. Sin embargo, tienen reacciones emocionales con las buenas historias. Si una historia es buena y está bien contada, el lector va a sentir las mismas emociones que los personajes. Disfrutar un libro no es algo cerebral, es emocional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s